Hay un androide en ti

¿Sabes qué? Que voy a correr muy rápido y todo lo fuerte que pueda. Sin ninguna duda puedo decir que huir de tus problemas no es la solución, todo el mundo lo sabe. Sé fuerte y plántales cara, se suele decir. ¿Y qué pasa si no tienes problemas? Claro que los tienes, todo el mundo los tiene, solo es una cuestión de amor propio, el amor propio es directamente proporcional a los problemas de cada uno. ¿Dónde está mi balanza de los problemas? Creo que he tenido un defecto de fábrica, y se han olvidado de instalarlo. O quizás es una cuestión de versión Premium, y todavía no he pagado lo suficiente como para poder valorar o desechar mis problemas sin pensar en los de los demás.

El contexto quizás me desorienta. No sé si estoy aquí, allí, o en otro lugar. Cierro los ojos y el paisaje va cambiando lentamente, transformándose. Pero sigo aquí, siendo la misma que hace años, aunque con menos pensamientos. La obsolescencia programada ha tenido efecto en ellos. Ya no fluyen con la misma velocidad, se estancan, muchas veces incluso están vacíos. ¿Cómo se puede pensar en vacío? Pensando en todo, todos los días. Pensando en nada que tenga que ver con mi amor propio. Mimetizando de manera hiperbólica con este o ese otro lugar.

Sin embargo, tengo la amarga sensación de formar parte de un escaparate donde todos los productos han de fingir ser los mejores. Y lo que es peor, donde el interesado comprador solo quiere ver la marca en tu espalda. Y tú solo quieres aparentar tener todos los gigas posibles, aunque ni siquiera te importe. Te intercambias carcasas de colores que buscan desesperadamente agradar a algún freak para finalmente descubrir que solo te valorarán por tu espalda. Seguramente se interesará por las capacidades de tu procesador. Estará aparentando.

psicopajaros, android

La manera en que inconscientemente firmamos contratos nunca propuestos me asusta. La manera en que nos acostumbramos. Ese día en que dices “esto es algo normal”. ¿Normal para quién? Y además… ¿Qué significa exactamente eso de normal? Mucha gente no parece entender que se trata de un eufemismo. Una manera premeditada de esconder una palabra tan aterradora como es costumbre. Gracias a ella dejamos de valorar muchas cosas todos los días. Gracias a ella nos inventamos problemas e ignoramos absolutamente que nuestra vida en sí no es un problema, es una oportunidad. Es la oportunidad de olvidarnos de lo normal. De contextualizar nuestros problemas. De decirnos: ¿Entiendes que lo que tienes en las manos es la ocasión de ser lo que quieras?, ¿entiendes que este problema no es más que otra excusa para resurgir? Mira a tu alrededor, ¡por Dios!

¿A caso eres un robot? Sinceramente, yo corro para jamás llegar a serlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s