Quizás coincidamos un par de veces o tres

en algunas obras de teatro extrañas del circuito underground.

Después de la consciencia y las miradas nos lanzaremos a cruzar dos palabras.

¿Tomaremos algo? I guess.

Y sí, tendremos mucho de lo que hablar

-No nos faltará la conversación-

¡Qué interesante!

¿Me estaré enamorando?

Tus ojos reflejan mi pupila en ti,

lo que yo estaba deseando.

Y luego todo se desmorona porque un día se abre una puerta y la pupila llora porque no era ella y aunque ya lo sabía no supo verlo ¡pero para eso está hecha ella! ¿qué otra cosa podría hacer?

Un fracaso tan absoluto

un perder la razon de ser

que esa tarde que no hubo tormenta fuera

en su interior empezó a llover.

Y la verdad es que no,

no teníamos tanta conversación.