No es amor todo lo que reluce

Como a esa pieza dorada de decoración moderna

te necesité hasta las encías la primera vez que te vi expuesta

y

tras incorporarte a mi casa -y a los días sin fiesta-

terminé por no poder reparar en la paciente presencia.

-Ni aún pasando cada día a un palmo de distancia, te dejé la vista puesta.-

Anuncios

Me hieres más que las golosinas de hielo

Tengo llagas de allí a la boca.

La sangre ha hecho llegar a los tiburones.

Mañana la noticia será otra;

nadie hablará de mi mal de amores.

Todas esas caras con la piel roja

esperan que tú también la tomes;

que seas la última en dejarme sola;

piden fuerte que me abandones.

Y yo.