No es amor todo lo que reluce

Como a esa pieza dorada de decoración moderna

te necesité hasta las encías la primera vez que te vi expuesta

y

tras incorporarte a mi casa -y a los días sin fiesta-

terminé por no poder reparar en la paciente presencia.

-Ni aún pasando cada día a un palmo de distancia, te dejé la vista puesta.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s