source

Te esperé pese al olor a soledad que desprendía la noche.

Marcada por la nube

estafada por el tiempo

volando en el coche

durmiendo

Tu dolor hizo imposible toda clase de reproches.

y ahora no me dejas

¡qué bien!

Que te espero, que te quiero, que me comería el puto mundo entero.

                   y ahora no me dejas.

Me dejas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s