Uno más en la familia, ¡y qué bien, que alegría!

Cayó, cayó

se mostró tal como era y le quisimos llamar Cárcel.

Todas las paredes de la casa se tiñeron con el olor que desprendía Cárcel.

Ocupaba el suelo, el techo, nuestros sueños.

Se acabó yendo, pero lo dejo todo (lleno de nada).

Negro. Un negro tan blanco que cegaba un corazón que nunca había visto demasiado.

Se acabó yendo, pero era tarde.

jmharp_vacuous

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s