¡Ay! Cuando me dijiste si no es a ti que no te duela.
Joder, que no solo la sangre quema.
Ardí por dentro y pensé hacerlo por fuera.

 

La calma aparente, el silencio que vuela.
Hemorragias en el ecosistema de tus palabras.
De esas que ya no son venideras.

 

¡Ay! No me dijiste que si por ti no fuera,
el mar no sería lo mismo, no sería igual.
Sería esperanza, sería felicidad.

Sería de otra manera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s