Tienes que estar bien en el borde para darte cuenta. No sólo saberlo, pues no serviría de nada. Verlo, sentirlo, oler el vacío y imaginar los metros que acompañarán tu caída. Quizás te lleve días caer del todo, pero te aseguro que no lo harás de todos modos.

Aun me parece que fue ayer la primera vez que te vi, porque cada día te quiero ver con todas mis fuerzas temiendo que sea el último que podamos compartir. Temiendo que sea efímero algún camino que elegí.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s