Con las arrugas te dormí.

Maldita luz, vestía mis ojos.

 

Las líneas separadas,

el amanecer de otros

con nuestras voces rasgadas.

 

Cerca, raro, todo bajo;

alto, raro, todo lejos.

 

Despiértame aunque no duerma.

Acércate a llorarme complejos;

tráeme la bolsita de reflejos.

Aunque no duerma.

 

Mi pesadilla, hoy: estar despierta.

img_2522

Anuncios

Vértigo

Que no es cuestión de alturas.

Que el pánico lleva mi nombre.

Que mi interior es un pozo oscuro

al que me da miedo asomar

si quiera una ceja.

Que me caigo dentro de mí

y que no puedo salir.

Que en el fondo estás tú pero no me coges.

Que la polea eleva las lágrimas,

la sed.

Que tu cara es la humedad que cala.

Que tu eco se crea pero no se destruye.

Que es posible ahogarse respirando.

Que no me miro para no verte.

Todo eso y más.

Lo que quisiera decir.